Lázaro de Tormes1. Ficha técnico-artística

 

Nacionalidad: España, 2000. Duración: 97 minutos.

Género: Drama histórico

Dirección:

Fernando Fernán-Gómez y José Luis García Sánchez.

Guión:

Fernando Fernán-Gómez.

Producción:

Andrés Vicente Gómez (Lolafilms).

Dirección de producción:

Carmen Martínez.

Dirección artística:

Luis Ramírez.

Fotografía:

Javier Salmones.

Montaje:

Pablo G. del Amo.

Música:

Roque Baños.

Vestuario:

Javier Artiñano.

Maquillaje:

Juan Pedro Hernández.

Peluquería:

Esther Martín.

Efectos especiales:

Reyes Abades.

Sonido:

Miguel Rejas.

Reparto:

Rafael Álvarez el Brujo (Lázaro), Karra Elejalde (Arcipreste), Beatriz Rico (Teresa),

Francisco Rabal (Ciego), Manuel Lozano (Lazarillo), Agustín González (Machuca), Manuel Alexandre

(Escribano), Francisco Algora (Ventero), Álvaro de Luna (Calderero), Juan Luis Galiardo (Alcalde),

Emilio Laguna (Fray Gabriel), José Lifante (Clérigo), Tina Sainz (Mujer en el mercadillo), José Alias

(Relator).

Premios:

dos premios Goya:

Mejor guión adaptado (Fernando Fernán-Gómez)

Mejor diseño de vestuario (Javier Artiñano)

Sinopsis

D

espués de treinta y tantos años de vicisitudes, Lázaro se ve en la obligación de demostrar ante

la justicia que su forma de vida responde a la necesidad de escapar del hambre, y no al deseo de cometer

delitos.

A lo largo de su encendida declaración, Lázaro mezcla pasado, presente y futuro con la intención

de divertir a su auditorio; tejiendo, al mismo tiempo, un tapiz de tipos y costumbres de la época, y

tratando con igual socarronería a clero, poder y pueblo.

Un Lázaro joven aún, acompaña a fray Gabriel (Emilio Laguna) a los banquetes y fiestas donde

se inician los rumores de la próxima decadencia de Toledo. Mientras el pícaro rastrea las migajas del

festín, el fraile intenta acosarle carnalmente. Hay que oírle contarlo.

Al fraile le habían precedido el retorcido ciego (Francisco Rabal), que protagoniza la anécdota

más celebrada por su auditorio, y el rácano clérigo (José Lifante), al que birló los mendrugos que

escondía bajo llave con artimañas de cerrajero.

Entrar en la edad adulta tampoco le ha supuesto grandes beneficios. Su compañero de vinos,

Machuca (Agustín González), le anima a trabajar como aguador por las calles. Así conoce al arcipreste

(Karra Elejalde), quien le echa una mano demasiado larga: le ayuda a conseguir un trabajo como

pregonero para la Corona y le presenta a la que será su mujer, Teresa (Beatriz Rico), la preciosa sobrina

del ventero.

Las envidias, sin embargo, le llevan a responder ante las autoridades por un supuesto adulterio,

una gravísima acusación en el siglo que nos ocupa del que sólo puede salvarle un acontecimiento

extraordinario.

2. Ficha de los directores y contexto: época, producción, movimiento...

Fernando Fernán Gómez: "El cine es un vehículo de expresión, pero no estoy muy seguro de que

sea un arte"

Fernando Fernán Gómez nace en Lima, Perú el 21 de agosto de 1921, aunque algunas referencias

dicen que su fecha de nacimiento fue el día 28 en Buenos Aires. Su madre, la actriz de teatro Carola

Fernán Gómez, estaba de gira por Sudamérica cuando él nació en Lima y su nacimiento fue registrado

días más tarde en Argentina.

Estudió Filosofía y Letras en Madrid, pero su verdadera vocación lo condujo al teatro, actividad

que practicó hasta principios de los años 40 para dedicarse al cine, como actor y como director. A partir

de 1984, vuelca su cada vez más intensa vocación literaria en la novela, iniciándose en El viaje a.

ninguna parte

De su mano entró el cine en la Real Academia Española. Actor, director de cine y de teatro,

dramaturgo, guionista, novelista y autor de memorias, pocos intelectuales reúnen un perfil más adecuado

para ocupar el sillón B de la institución encargada de estudiar y enriquecer el lenguaje. Confiesa sin

ningún empacho que tiene mal carácter. Es más, cuando un periodista lo define como cascarrabias,

Fernando Fernán Gómez precisa que se trata de un calificativo muy amable.

Dos directores

En los créditos observamos que la película tiene dos directores: Fernando Fernán Gómez y José

Luis García Sánchez, respectivamente, puesto que era un proyecto del primero, a la vez que autor del

guión y de la adaptación teatral previa que se estuvo representando en escenarios de medio mundo

durante diez años. Además, iba a interpretar a uno de los personajes: el ciego, primer amo del Lazarillo

y, aparte de guionista y actor, Fernán Gómez se hizo cargo de la dirección del filme... hasta que cayó

enfermo y tuvo que ser reemplazado.

De hecho el rodaje no resultó nada sencillo debido a su enfermedad, y para el papel de ciego se

buscó Francisco Rabal, y un director sustituto, que resultó ser José Luis García Sánchez. Según Fernán

Gómez "no tenía ninguna razón para oponerme. Fue algo que sucedió de un día para otro y sólo

mantuve conversaciones cortas con él para intentar explicarle cómo pensaba yo hacer la película que

faltaba, pero nunca pude explicárselo con detalle". García Sánchez, director de Tranvía a la Malvarrosa

y guionista de Belle Epoque, ha afirmado que se incorporó al rodaje con la mayor naturalidad, puesto

que toda la "maquinaria" ya se había puesto en marcha antes de su llegada.

A pesar de todo el resultado ha sido satisfactorio para el veterano cineasta, que asegura que las

escenas dirigidas por García Sánchez "se parecen mucho a como yo las había pensado".

Al final la película consiguió salir a la luz, y se trata de una película más actual de lo que puede

parecer a primera vista. Como explica García Sánchez, "hoy el mundo está lleno de gente que busca un

trabajo fijo y que no le importaría perder la dignidad para conseguirlo. Eso está a la orden del día".

Para acabar, señalar que, según el propio Fernán Gómez explicó, de pequeño era incapaz de leer

a los clásicos hasta que encontró una versión abreviada de El lazarillo de Tormes. Gracias a que la prosa

de esta obra estaba "perfectamente clara", consiguió introducirse en los clásicos españoles.

Actores

En cuanto al elenco de actores y actrices, Rafael Álvarez, "El Brujo", es Lázaro. No podía ser

otro el elegido, ya que este actor cordobés estuvo representando ese mismo papel en su versión teatral

durante diez años. "El Brujo" ha dicho de su personaje que "es esencialmente un hombre bueno que trata

de sobrevivir en un mundo difícil de prebendas y fuertes manejos de poder. Es ingenuo, con una

filosofía elemental que es la de comer cada día, al margen de la historia y de los que la hacen, como son

el emperador, la nobleza, el clero... que son la verdadera y real picaresca".

Sus compañeros de rodaje son Karra Elejalde (Arcipreste), Beatriz Rico (Teresa) o Manuel

Lozano (el niño de El silencio de las mariposas y You're The One). Les acompañan otros veteranos del

cine y de los escenarios españoles: Juan Luis Galiardo, Agustín González o Francisco Rabal. Lázaro dese rodó en Talamanca del Jarama (un pueblo de Madrid), el Monasterio de Lupiana

Tormes

(Guadalajara) y Toledo. Esta ciudad es casi una protagonista más de la película, ya que es el telón de

fondo de toda la historia. En la época en que se publicó la novela, el siglo XVI, Toledo era un palpitante

lugar de encuentro de tres culturas: judía, cristiana y árabe.

3. Propuesta

Literatura

La adaptación de una novela (relación cine-literatura).

Acercamiento a la cultura literaria del siglo XVI.

Edades y cursos

Alumnos y alumnas de 14 a 16años (2.º ciclo de la ESO).

Temporalización

Se proponen unas 7 sesiones para:

 Una clase de introducción al tema.

 Una clase de trabajo con los materiales (detección de conocimientos previos).

 Dos clases para ver la película.

 Una clase para recapitular lo visto y orientar líneas de comentario.

 Una clase de trabajo con las actividades y materiales preparados para después de la proyección.

 Debate o puesta en común (en su caso entrega de los trabajos) y recapitulación del profesor.

Actividades de introducción

Partiendo de un fragmento bastante significativo de la novela -que aparece en la película-,

podemos compararlo con la "Declaración de los derechos del niño" y la introducción que hizo Nelson

Mandela al Informe de UNICEF. Es más, en este apartado podemos abordar aspectos tanto históricos y

literarios como los de valores (temas transversales).

Documento 1

"Como estuvimos en Salamanca algunos días, pareciéndole a mi amo que no era la ganancia

a su contento, decidió irse de allí; y cuando tuvimos que partir, yo fui a ver a mi madre y, ambos

llorando, me dio su bendición y dijo:

-Hijo ya sé que no te veré más. Procura ser bueno, y Dios te guíe. Criado te he y con

buen amo te he puesto; válete por ti.

Y así, me fui con mi amo, que esperándome estaba.

Salimos de Salamanca, y, llegando al puente, hay a la entrada de él un animal de piedra

que casi tiene forma de toro, y el ciego mandome que me colocase cerca del animal, y, allí

puesto, me dijo:

-Lázaro, acerca el oído a este toro y oirás gran ruido dentro de él.

Yo, simplemente, me arrimé, creyendo que sería así. Y, en cuanto sintió que tenía la cabeza

pegada a la piedra, afirmó fuerte la mano y diome una gran calabazada con el diablo del toro, que

más de tres días me duró el dolor de la cornada, y díjome:

-Necio, aprende, que el mozo del ciego un punto ha de saber más que el diablo.

Y rio mucho la burla.

Pareciome que en aquel instante desperté de la simpleza en que, como niño, dormido estaba. Dije

entre mí: ‘Verdad dice éste, que me conviene avivar el ojo, pues solo estoy, y pensar cómo me sabré

valer'".

(Lazarillo de Tormes, Madrid, Biblioteca Didáctica Anaya, 2003, pp. 36-37)

Documento 2

Declaración de los derechos del niño

Principio 2.

dispensado todo ello por la ley y por otros medios para que pueda desarrollarse física, mental, moral,

espiritual y socialmente en forma saludable y normal, así como en condiciones de libertad y dignidad...

 

Principio 3.

El niño tiene derecho desde su nacimiento a un nombre y una nacionalidad.

Principio 6.

El niño para el pleno y armonioso desarrollo de su personalidad, necesita amor y

comprensión. Siempre que sea posible deberá crecer al amparo y bajo la responsabilidad de sus padres y,

en todo caso, en un ambiente de afecto y de seguridad moral y material; salvo circunstancias

excepcionales, no deberá separarse al niño de corta edad de su madre...

(Promulgada por la Asamblea General de las Naciones Unidas, Ginebra, 20 de noviembre de 1959)

Documento 3

Balance anual de UNICEF

"Si pudiera prometeros de buena fe una infancia como la que yo tuve, lo haría. Si pudiera

prometeros que cada uno de vuestros días ha de ser un día de aprendizaje y desarrollo lo haría. Si

pudiera prometeros que nada -ni la guerra, ni la pobreza, ni la injusticia- os privara de vuestros padres y

madres, vuestro nombre, vuestro derecho a una buena infancia y a que esa infancia os conduzca a una

vida plena y fructífera, lo prometería.

Pero solo os prometeré lo que sé que puedo entregaros. Contáis con mi palabra de que seguiré

aprovechando todo lo que aprendí en mi infancia y desde entonces para proteger vuestros derechos.

Cada día me esforzaré todo lo posible por apoyaros a medida que vais creciendo. Os pediré vuestras

opiniones y trataré de oír vuestras voces, así como trataré de que otros también las oigan".

(Nelson MANDELA, "Introducción" al Informe de UNICEF)

Cuadro de observación

Diferencias entre la novela y la adaptación cinematográfica

Como botón de muestra, algunas de las diferencias podrían ser las siguientes:

1. La película comienza con la presentación que el protagonista hace de sí mismo ante el tribunal que lo

juzga, mientras que el prólogo del libro juega con la ficción de una carta.

2. El punto de vista del protagonista en la película y en el libro son diferentes por lo que respecta a la

valoración que hace de su situación. ¿Sabrías decir en qué medida son puntos de vista diferentes?

En la película aparece defendiéndose del caso o asunto del que se le acusa como criminal. En el libro

está orgulloso de la posición alcanzada.

3. ¿Qué tratados o episodios de la novela aparecen reflejados en la adaptación cinematográfica?

¿Echarías de menos alguno que lo consideres importante?

Novela Película Análisis de los cambios

Prólogo

Tratado I

Tratado II

Tratado III

Tratado IV

Tratado V

Tratado VI

Tratado VII

4. En muchos momentos de la obra aparece el anticlericalismo en forma de parodia crítica contra las

actitudes de los eclesiásticos, indica alguna escena en el que se ponga de manifiesto dicha crítica.

Conviene distinguir los diferentes términos relacionados con el clero que aparecen en la obra:

 

 

párrocos e iglesias de un territorio determinado de una diócesis

 

 

5. ¿Qué personajes aparecen tanto en la película como en la novela? ¿Añadirías alguno más en la

película?

Tratado Amos rasgos

I ciego (marginado) astuto, tacaño y mezquino

II clérigo (religioso) avaro y miserable

III escudero (hidalgo = nobleza inferior) hidalgo pobre que aparenta lo que

no es

IV fraile de la Merced (religioso) mundano y libertino

V buldero (persona que vende bulas = indulgencias)

(religioso)

estafador

VI maestro de pintar panderos / capellán (religioso) explotadores

VII alguacil / arcipreste de San Salvador (religioso) de oficio peligroso / hipócrita y

lascivo

6. El episodio del escudero (Tratado III), a pesar de ser uno de los más famosos, no aparece en la

película. ¿Cuál era la situación de los hidalgos en la época?

Texto de introducción

La sociedad imperial de los siglos XVI y XVII es una sociedad en tránsito, profundamente

injusta y desigual a causa de la crisis económica y la guerra. A despecho de la pobreza, la segunda mitad

del siglo XVI asiste a la eclosión del mundo barroco con su culto al boato y a la imagen externa, lo que

reforzaría las tensiones de la sociedad: hidalgos que malviven en pueblos miserables, la crisis agrícola,

la milicia o la emigración a América como salidas, la búsqueda de empleo en la burocracia imperial.

No obstante, su descabalgamiento, el ideal nobiliario impregnará de tal forma la sociedad que

numerosos burgueses y comerciantes enriquecidos destinarán una parte de su dinero a la adquisición de

patentes de hidalguía.

Los Austrias se esmeraron en alejar a la alta nobleza del gobierno directo del país, recluyéndola

en sus estados. La crisis de la monarquía en el siglo XVII les permitiría regresar desde sus palacios

urbanos o rurales a las entrañas del Estado. También la vida municipal cae en sus manos cuando

ciudades como Valladolid, Sevilla o Toledo aprueben la obligación de ser noble para poder acceder a su

gobierno.

El clero no anduvo a la zaga en su adaptación a los cambios del Imperio, al tiempo que la Corona

patrocina la convocatoria del Concilio de Trento, que contribuyó a robustecer la autoridad episcopal

frente a los canónigos. Al mismo tiempo se incremente el número de eclesiásticos para huir del hambre,

el fisco o la milicia.

El pequeño propietario fue desposeído por la nobleza, la burguesía urbana y los labradores

acomodados. De su seno saldrán los bandoleros que infectan los campos y los pícaros que recorren las

ciudades. En el mejor de los casos se transforman en aparceros, arrendatarios, peones y pastores.

Pese al crecimiento urbano del XVI, las ciudades no dejaron de ser pequeñas aglomeraciones,

donde se despliega la clase media que tiene, por encima, al patriciado de los grandes negociantes,

funcionarios y profesionales liberales y, por debajo, a los miembros de los gremios y los pequeños

comerciantes.

Las páginas de Lazarillo destilan pensamiento erasmista y humanista del siglo XVI español:

revisión de los valores sociales dominantes, irónico retrato del clero, defensa de la dignidad humana por

encima de los orígenes y pugna del individuo con el mundo exterior al que hay que adaptarse para

sobrevivir. Desmitifica la imagen del Imperio, sacando a la luz las lacras de la sociedad española:

obsesión por la limpieza de sangre y la nobleza, militarismo ruinoso, ridículo concepto del honor,

religiosidad fingida.

(Fernando GARCÍA DE CORTÁZAR y José Manuel GONZÁLEZ VESGA,

 

Breve historia de España

, Alianza Editorial, Madrid, 2002, pp. 270 y siguientes).

4. Actividades para antes, durante y después del visionado

Durante el visionado de la película

1. De acuerdo con la película [monólogo inicial de Lázaro ante el Tribunal], contesta a las siguientes

preguntas:

a) ¿Se considera un criminal? Considera que nunca ha hecho mal a nadie; no tienen malquerencia a

nadie; sólo se ha defendido, como todo hijo de vecino.

b) ¿Cuáles han sido sus objetos en la vida? Descansar y calmar el hambre.

c) ¿Cómo describe el hambre? "El hambre se agarra a las tripas como un gato rabioso y no hay manera

de que las suelte".

d) ¿Se considera un hombre inteligente? Se considera un hombre de pocas luces.

e) ¿Por qué medio ha procurado alcanzar sus objetivos? Teniendo un amo.

2. Junto con el camino y la venta, creo que podemos considerar el mercado un espacio propio de

referencia de las obras literarias de los Siglos de Oro. Tras ver las imágenes iniciales del mercado de

Toledo, ¿qué oficios puedes identificar en el mercado de esta ciudad?

Ejemplos: carniceros, fruteros, criados, clérigos, titiriteros y saltimbanquis, panaderos, herreros,

pregoneros, carreteros.

3. Una vez has visto las escenas de la película desde que Lázaro visita al Arcipreste en sus bodegas hasta

que le visita en su casa antes de la boda, contesta si las siguientes afirmaciones son verdaderas o falsas:

- La aspiración de Lázaro es conseguir un empleo de la Corona, como pregonero de la ciudad. (V)

- Si lo consigue, dejaría de pregonar los vinos del Arcipreste. (F)

- El inconveniente es que no está casado. (V)

- Lázaro está dispuesto a casarse si es necesario para conseguir el empleo. (F)

- El arcipreste colabora desinteresadamente en buscarle esposa. (F)

- Teresa trabaja en casa del arcipreste y les propone quedarse a vivir en la misma casa. (F)

Actividades para después de visionar la película

1. ¿Como calificarías la película?

- Lograda

- Emotiva

- Tierna

- Cómica

- Humana

- Interesante

- Encantadora

- Buena

- ................

- .................

- Fallida

- Panfletaria

- Cursi

- Triste

- Disparatada

- Aburrida

- Detestable

- Mala

- ..............

- ...............

2. ¿Cuál es el argumento de la película?

3. ¿Y el tema? (Señala también los secundarios).

1. La honra:

la obra empieza y concluye con un caso de honra (el "caso").

-Se poseía o no de nacimiento.

-Basada en las apariencias, en el que dirán y en el dinero.

 

 

 

2. La sátira y crítica anticlerical:

-clérigo:

avaricia

-fraile de la Merced:

libertinaje

-arcipreste:

hipocresía y lascivia

3. El hambre.

4. ¿En qué género la encuadrarías?

5. ¿Qué aspectos te han llamado más la atención? Cita un par de cosas que recuerdes.

6. ¿Qué es lo que intenta contar la película? ¿En torno a qué gira la trama?

Después de treinta y tantos años de vicisitudes, Lázaro se ve en la obligación de demostrar ante

la justicia que su forma de vida responde a la necesidad de escapar del hambre, y no al deseo de cometer

delitos. Sin embargo, las envidias le llevan a responder ante las autoridades por un supuesto adulterio,

una gravísima acusación en el siglo que nos ocupa del que sólo puede salvarle un acontecimiento

extraordinario.

Ser marido consentidor, en este caso el marido de la barragana del cura. Él mismo, como

pregonero, pregona las penas contra los maridos castigados: la primera vez, vergüenza pública y diez

años de galera; la segunda vez, cien azotes y galeras perpetuas.

Rememorar y re-pensar el film

1. En muchos momentos de este episodio hay una sutil parodia eclesiástica, especialmente en el relato

que hace en el juicio. ¿Podrías señalar algunos elementos de esa parodia?

 "paraíso panal": imitación del canto del coro de la iglesia.

 "se lo comió en dos credos": rápidamente.

 "reza para que San Juan lo deje ciego..."

 en la novela se habla también del "angélico calderero", de que ve en los panes la cara de Dios y

de que, visto el pan, "comenzó a adorarlo, no osando recibirlo".

 al final se le acusa de "tener mejor vida que el Papa" y cuando el clérigo lo despide

santiguándose, Lazarillo afirma directamente que "el endemoniado era él".

2. ¿Hay algún momento de la obra en la que Lázaro exprese sentimientos de culpabilidad? ¿Se siente

culpable por consentir el amancebamiento de su mujer con el Arcipreste?

Los personajes

3. ¿Cuántos personajes recuerdas?

4. Otórgale una característica a cada uno de ellos

Personajes: Lázaro de Tormes, Arcipreste, Teresa, Fray Gabriel, Clérigo, Ciego, Machuca,

Alcalde, Escribano, Ventero, Calderero, Mujer en el mercadillo.

El escenario

5. ¿En qué tipo de sociedad vive Lázaro?

6. ¿Sabes en qué momento de la Historia se desarrolla el argumento? Comenta lo que sepas sobre esa

época histórica.

7. La película, al igual que en la obra literaria, termina con el indulto de Lázaro por la celebración de las

Cortes en Toledo. ¿Quién hace su entrada triunfal en esta ciudad?

El espacio

8. La obra recorre Salamanca, Almorzó, Escalona, Maqueda y Toledo; nos habla del toro de piedra que

presidía el puente de Salamanca, la riqueza de vinos de la comarca de Almorox, los soportales de

Escalona y la costanilla de Valladolid. Localízalos en un mapa y en grupo haced el recorrido geográfico

de Lázaro; asimismo, añadid una breve información de cada lugar.

9. ¿Recuerdas otras películas que se sitúen en esa misma época? ¿Cuáles son?

El tiempo

A lo largo de su encendida declaración, Lázaro mezcla pasado, presente y futuro con la intención de

divertir a su auditorio; tejiendo, al mismo tiempo, un tapiz de tipos y costumbres de la época, y tratando

con igual socarronería a clero, poder y pueblo.

10. ¿Corresponde el tiempo fílmico al tiempo real?

11. En el cine el tiempo se puede ralentizar o acelerar. Hay saltos temporales (elipsis), hacia delante

(forward) y hacia atrás (flash-back), entre otros recursos. Cita alguna escena en la que aparezca un salto

temporal hacia delante y hacia detrás.

12. ¿Cuánto tiempo transcurre en la historia que nos cuentan en la película?

13. ¿Cuánto dura la película?

14. ¿Cómo se nos hace ver que está contando su infancia?

Planos fílmicos

Cuando vemos una película en la pantalla del cine, o en el televisor, observamos que en realidad

no estamos viendo todo lo que ocurre. Podemos observar a los personajes en un momento y en un lugar

concreto, pero no podemos ver todos los elementos de su entorno. Incluso el realizador en muchas

ocasiones nos presenta tan sólo una parte del personaje con un fin determinado.

Por tanto, como todo lo que ocurre a nuestro alrededor no cabe en el encuadre, el realizador elige

una parte para mostrárnoslo. según se muestra a los personajes y a los objetos en planos más abiertos o

cerrados, largos o cortos, los veremos en relación con su entorno o de un modo más pormenorizado y

particular.

15. Indica alguna secuencia en la que se den los siguientes planos fílmicos:

 Plano general:

 Plano medio:

 Primer plano:

 Plano detalle:

El ritmo (el montaje)

La película tiene momentos rápidos (acción, peleas) y pausados (escenas del relato de la vida de

Lázaro, diálogos).

16. ¿Serías capaz de señalar una secuencia de cada tipo?

A.__________________________________________________

B.__________________________________________________

17. En un momento de la película (cuando la Justicia lo busca y llaman a la puerta de su casa) se vuelve

a repetir la escena, ¿sabrías explicar a qué se debe?

Propuesta para un trabajo escrito

 Si la dinámica de la clase hace preferible un trabajo escrito a las actividades de debate sugerimos

un modelo que cada profesor debe adaptar a sus criterios y objetivos (y a la realidad de su

alumnado).

 Sinopsis argumental (algo desarrollada, un folio)

 Tema principal la película y temas secundarios.

 Pequeño cuestionario (personajes, trama, conflictos)

Rodea con un círculo la opción correcta:

1. ¿En qué orden sirve Lázaro a los siguientes amos?

a) ciego, fraile, escudero, clérigo, buldero. c) ciego, fraile, clérigo, escudero, buldero.

b) ciego, clérigo, escudero, buldero, fraile. d) ciego, clérigo, escudero, fraile, buldero.

2. ¿Qué le dice el clérigo de Maqueda a Lázaro cuando le despide?

a) que a él no puede engañarle ni siquiera un mozo de ciego.

b) que nunca más confiará en un mozo de ciego.

c) que es tan astuto que parece haber sido mozo de ciego.

d) que el haber sido mozo de ciego no le ha servido de mucho.

3. ¿Cómo advierte el ciego que Lázaro se ha comido su longaniza?

a) porque se lo dice un mercader que está en la posada.

b) porque huele el olor del embutido en el aliento de Lázaro.

c) porque oye el ruido de las mandíbulas de Lázaro al masticarla.

d) porque Lázaro le ha gastado varios trucos semejantes y desconfía de él.

4. ¿Cómo denomina Lázaro el contenido del arca del clérigo?

a) "paraíso celestial". c) "paraíso universal".

b) "paraíso terrenal". d) "paraíso panal".

5. ¿Qué defecto señala Lázaro en el fraile de la Merced?

a) es muy amigo del vino y los licores. c) es muy altivo y orgulloso.

b) le gusta mucho jugar a las cartas. d) es poco amigo del convento y le gustan las fiestas.

6. ¿Cuál era la actitud del clérigo de Maqueda ante el comer y el beber?

a) era sincero, porque ni Lázaro ni él comían mucho.

b) era sincero, porque comía y bebía muchísimo, y lo reconocía.

c) era hipócrita, porque decía que comía y bebía muy poco, aunque no era verdad.

d) era hipócrita, aunque se mostraba generoso con Lázaro en bautizos y funerales.

7. ¿En qué tratado de la obra se profetiza el oficio que Lázaro desempeña al final de la novela?

a) cuando el escudero le ofrece vino.

b) cuando el fraile le contrata como criado.

c) cuando el clérigo le cura después de la paliza que le propina.

d) cuando el ciego le cura después del episodio del jarro de vino.

8. ¿A quién cuenta Lázaro su vida en la novela?

a) al arcipreste. c) al Tribunal que lo juzga.

b) a un rico caballero de Valladolid. d) no conocemos su identidad.

9. ¿Qué clase de relación existe entre el arcipreste de San Salvador y la mujer de Lázaro?

a) queda absolutamente claro que son amantes.

b) sólo Lázaro ignora que son amantes.

c) Lázaro reconoce abiertamente que son amantes.

d) todo el mundo cree que son amantes, aunque queda absolutamente claro que no lo son.

10. ¿Cuál es la situación de Lázaro cuando relata su vida?

a) está arruinado por las deudas.

b) está deprimido por los continuos rumores, habladuría y murmuraciones.

c) siente que ha fracasado en la vida.

d) se siente próspero y afortunado.

11. ¿Cómo definirías la evolución psicológica del protagonista de la novela?

a) nunca pierde la inocencia y candidez de la niñez.

b) desde el principio aparece como persona cínica y desengañada.

c) al principio es ingenuo e inocente, pero con los años se vuelve desengañado y cínico.

d) no hay signos de evolución psicológica en el protagonista.

12. ¿Cómo calificarías el tratamiento que hace la novela de la realidad de la época?

a) fabulador y fantasioso. c) da una visión bastante fiel de la realidad.

b) idealiza la realidad de la época. d) apenas hay referencias a la realidad de la época.

13. ¿A qué estamento social van dirigidas la mayoría de las críticas de la novela?

a) al clero. c) a la Monarquía.

b) a la nobleza. d) a los mendigos.

14. ¿Qué le da el clérigo a Lázaro para comer?

a) una cebolla cada día.

b) una cebolla cada cuatro días.

c) los huesos de la carne que él comía, todos los días.

d) cabezas de cordero, todos los sábados.

15. ¿Cómo llega el clérigo a localizar la llave del arca que poseía Lázaro?

a) a Lázaro se le cae en un descuido, a causa de su ansiedad por abrir el arca.

b) Lázaro se deja olvidada la llave en la cerradura del arca.

c) porque el sonido de la respiración de Lázaro, al pasar por la llave, le delata.

d) porque Lázaro mata con la llave la culebra que roía los panes del arca.

 Descripción, análisis y comentario de una secuencia elegida por el alumno o alumna.

 Comentario interpretativo(se puede fijar previamente un tema) con los Documentos de trabajo.

 Pequeño comentario personal razonado.

PROPUESTA DE ACTIVIDADES

1. Análisis argumental. Haz un breve resumen de la película. Cuál es el tema principal.

2. Tratamiento.

-¿Qué tratamiento o enfoque se hace en la película de este tema (suspense, dramático, cómico...)?

¿Cuál predomina?

-Piensa si hay verismo, si la película es lógica y convincente. Cómo se refleja en la pantalla la época

que quieren mostrarnos. Destaca detalles que nos indiquen que estamos en el Renacimiento.

3. Explica el significado de los siguientes refranes (dicho de carácter popular frecuentemente en verso)

y proverbios (frase de carácter tradicional que encierra una enseñanza moral):

"No hay libro, por malo que sea, que no tenga alguna cosa buena":

"La honra cría artes":

"Por no echar la soga tras el caldero":

"Más da el duro que el desnudo":

"Escapé del trueno y di en el relámpago" (p. 55):

"Quien ha de mirar a dichos de malas lenguas nunca medrará"

"Mas tú haces como hombre de bien en eso, que más vale pedillo por Dios que no hurtallo":

"Ir de mal en peor":

"Donde una puerta se cierra, otra se abre":

"Quebremos el ojo al diablo":

"Andá con Dios":

"Lo comido por lo servido":

"Lo que te enfermó te sana y da salud":

"Porque el hartar es de los puercos, y el comer regaladamente es de los hombres de bien":

4. Elige una de las dos opciones (con una extensión mínima de un folio):

a) Escribe un final distinto para la obra. Al llegar a sus oídos las habladurías que corren por Toledo

sobre su mujer y el Arcipreste, Lázaro rompe con ambos e inicia una nueva vida. Haz referencia

a los sentimientos contradictorios de Lázaro al iniciar esa nueva etapa.

b) La mujer de Lázaro ha tenido con el Arcipreste una hija que hace pasar por hija de Lázaro.

Lázaro se refugia en el amor de la niña que le cree su padre. Cuando la niña tiene diez años, se

da cuenta de que sus compañeros se burlan de ella y, sin acabar de entender, se lo cuenta a

Lázaro, desconsolada. Escribe las explicaciones y las palabras de Lázaro para consolar a su hija.

5. Documentos y otros recursos de trabajo

Documento 1

La película se queda a medio camino de casi todo. Y así, aunque recupera el espíritu crítico de la

novela, su desarrollo narrativo se resiente, en ocasiones, del pesado lastre teatral de su fuente a la vez

que el guión, carente de la audacia necesaria y demasiado enrevesado, no puede quitarse de encima el

prestigio literario del original y se ve reforzado a rememorar (en un par de largos monólogos,

enmarcados en sendos flash-backs) dos de los episodios más conocidos del texto: el del ciego

-interpretado por Francisco Rabal- y la longaniza, con la burla final de Lazarillo, y el del clérigo de

Maqueda y el arca.

Se busca ofrecer al espectador un cine de "reconocimiento", aderezado con unas leves pinceladas

históricas muy elementales, con un cierto esteticismo que aprovecha los escenarios naturales de Toledo

y con una visión de los últimos años de Lázaro que busca la risa fácil y el reencuentro con lo ya

conocido

(Antonio SANTAMARINA, en "Del optimismo renacentista a la crisis barroca. Las adaptaciones

cinematográficas del Siglo de Oro", VV. AA., La imprenta dinámica. Literatura española en el cine, "Cuadernos de la Academia", núm. 11/12, junio 2002, pp. 177-180).

español

Documento 2

La película comienza cuando Lázaro se defiende ante un tribunal de Toledo. ¿Y de qué se le

acusa? Pues de un montón de delitos. Sin embargo, él alega que todo lo que hizo fue para poder comer.

Ese es el dilema que se plantea en esta historia: ¿Lázaro de Tormes fue un pobre hombre que aguzó su

ingenio para sobrevivir, o un aprovechado sin escrúpulos que sacó partido de sus circunstancias?

En cualquier caso, en su versión cinematográfica, Lázaro, el "Lazarillo de Tormes", sigue siendo

el pícaro por excelencia, título que le corresponde desde que sus aventuras se dieran a conocer en una

novela anónima, Vida del Lazarillo de Tormes y de sus fortunas y adversidades, que se publicó en 1554.

Y más o menos, así se resumen sus aventuras: de niño, Lázaro acompañó a un ciego, y luego a un

clérigo avaricioso. Después se unió a un fraile, al que acompañaba a fiestas y banquetes y, mientras éste

se ponía como el quico, el lazarillo huía de su persistente acoso. Entre aventura y aventura, nuestro

desamparado protagonista aprendió a buscarse la vida como lo que era, un auténtico pícaro. De mayor

trabajó como aguador por las calles, hasta que conoció a un arcipreste que le presentó a su futura esposa.

¿Final feliz? Pues no, porque la historia aún se enreda mucho más cuando Lázaro tiene que

responder ante las autoridades por un supuesto adulterio, acusación gravísima para la época. Si quieres

saber el desenlace... tendrás que ir al cine y descubrir cómo la adaptación de un clásico de la literatura

española puede resultar tan interesante, bien ambientada y repleta de emocionantes historias como la

mejor comedia de enredo o la más trepidante película de acción.

Paloma Corredor

Documento 3

Carta de D. Alonso Zamora Vicente sobre una película española

[...] Para mí, Bienvenido Mister Marshall es una repetición del caso del Lazarillo. (De nuevo para los

críticos: no hablo como enjuiciador del cine, sino como receptor del mensaje del cine). La novelita

inaugural de la picaresca vino al mundo en un clima de novelística ya madura, llena de dimensiones y

aspectos variados. Llegó con su voz nueva, estremecida, radicalmente diferente. Había literatura para

todos los gustos: caballeresca, sentimental, pastoril, el acervo tradicional. Todas ellas se desenvolvían en

un clima espectral, soñado, repleto de lejanías y nostalgias. Era una constante evasión. Una geografía

quimérica y un continuado prodigio eran su bagaje permanente. Siempre lejos, muy lejos del acaecer de

cada día. Hasta los personajes eran, por lo general, de una casta superior, nimbada de grandeza, siempre

a caballo sobre el portento. En fin, no quiero repetir cosas que ya son de todos. Pero, fíjate ahora qué

estrecho paralelismo. Un buen día de 1953, Bienvenido Mister Marshall se asoma a las pantallas

españolas. Y el espectador ingenuo no se encuentra con el cine habitual español (español por documento

o certificación del juez oportuno, pero nada más). No hay nada de lo que fueron Reina santa, Locura de, ni El escándalo o Pequeñeces, ni La mies es mucha o La Señora de Fátima. No, nada de eso. Hay

amor

otras cosas, inesperadas, sí, pero válidas. Es muy importante destacar que son válidas cuando todos

hemos salido aliviados, esperanzados o desazonados casi al terminar la proyección (nadie se saldrá

antes, desde luego). Pues bien, estos tipos de película se corresponden, salvando las distancias (y sin

hacer caso de la gritería que profesores de literatura y críticos de cine van a levantar, cada uno por su

lado), se corresponden, digo, con los tipos de novela con que se tropezó el libro extraordinario de 1554.

Había una novela caballeresca que se empareja muy bien con nuestro cine histórico: mucho sable y más

batallas; algún amor ejemplarísimo, casi suprahumano; a veces, paisajes de prodigio. Era todo el círculo

del Amadís. Que nadie piense que censuro: no lo haré nunca. Amadís era un gran libro, un maravilloso

libro. Locura de amor no era mala película. Pero... ¡Cuánta descendencia le salió a Amadís!

Afortunadamente, eso se acabó; si no, hoy le pondríamos a Jeromín en la familia. Muchos segundones y

malos. Tan cercano es el parecido entre Amadís y este tipo de cine, que García Escudero (quien, claro

es, ve el cine con distintos ojos a los míos) afirma que «la mejor película histórica española es una

película extranjera: La Kermesse heroica. Pues bien: Amadís no era tampoco íntegramente español.

El lector medio que descubrió el Lazarillo leía también novelas sentimentales. La Cárcel de amor

era el patrón más noble. Pasión encendida hasta el suicidio (bueno, ¡qué suicidios!), mucho mundo,

cortesanía, párrafos cuidados, etc., etc. Esto se llama, al salir Bienvenido Mister Marshall, El escándalo,

El clavo

, quizá en primer lugar Pequeñeces, esa novela donde el título es tan ajustado y veraz. También

tiene sus valores tal cine, sus aciertos (a mí personalmente, y haz el favor de no publicar esto, estas

películas me revientan sobremanera) pero... A la hora de la cena, el respetable, después de haber llorado

un poquito en lo oscuro de la sala (avergonzándose de que le vean los vecinos de la fila, ese chico

deportista que acaricia ritualmente a la novia, o el médico amigo que nos tocó detrás), no se acuerda ni

poco ni mucho de Currita Albornoz. Al lector de la Cárcel de amor le pasaba lo mismo. Mucha pena,

y... a vivir. No, no. Tampoco allí estaba la novela, tampoco estaba aquí el cine.

El ansia de libro es realmente inagotable. Para el devorador de novelas de aquel tiempo, la pastoril

suponía el mejor logro de la evasión, de la huida de la realidad concreta y angustiosa. Algunas novelas

son excelentes como estilo, como técnica, como voluntad buena. Prodigiosos disfraces para exhibir los

problemas de unas cuantas personas. Ahora (insisto: como en la caballeresca = cine histórico, como en

la sentimental = cine de media tesis y levita, he de dejar a salvo las numerosas y graves distancias), esa

novela tiene su equivalente en el cine religioso. O en eso que han dado en llamar cine religioso. La mies, Balarrasa, etc., etc. Sí, ya sé que alguna de estas películas tienen indudables calidades: La, por ejemplo. Pero a nadie se le ocurriría considerar a la Diana como algo

es mucha

Señora de Fátima

despreciable. Y, sin, embargo, ni en la Diana estaba la novela ni en Sor Intrépida el cine. Habrá cine,

habrá novela, pero no lo nuestro, algo que al terminar de leer o al encenderse las luces nos deje a todos

una íntima desazón, casi independiente de la anécdota que película o libro desenvuelven. (No, Patino, no

me salgas con que había una prodigiosa literatura religiosa. Tendríamos que poner a todo lo religioso de

ahora otro adjetivo. Quedémonos con la pastoril, y no le des más vueltas).

Y claro está. En el tiempo del Lazarillo como ahora, todo se mueve sobre un fondo de insignificantes

lugares comunes, de tradición manoseada. Todo escritor se tiene que encarar forzosamente con un

caudal colectivo y muy usado (y abusado), y lo mismo el hombre que hace cine. En el siglo XVI, eso era

el mundo de canciones y romancillos, la literatura de cuentos y de florestas, de fabularios. A un paso del

folklore. También a un paso del folklore se queda nuestro cine de Semana Santa y sevillanas del

Espartero, de morenas matizadas, de baturros desafiantes. Y en general, de taconeo, toreo y jaleo. Esto

no excluye los aciertes transitorios, ni -importantísimo- la recreación digna, neopopular. (Algún trozo de

Bienvenido Mister Marshall

es prueba elocuente). En esto, como en todo lo que es ingrediente de la

savia nacional, lo auténticamente popular va muy hondo y sale a flor de historia en perpetua recreación,

en infatigable trance inaugural. Se le reconoce por su raíz última, pero lo que nos maravilla es su

momentánea presencia, inédita por añadidura. El cine de folklore no ha hecho más que darnos esas

raíces quieras que no, como si fuesen regaliz o palo luz, muy bien fotografiados y bailados en ocasiones,

pero raíz, algo que, al desenterrarse, estrena un triste morir inevitable.

Vamos a mirar ahora muy a la ligera (siempre deprisa, como si fuéramos a llegar tarde al cine) cómo

me fui acordando de Lázaro al ir viendo Bienvenido Mister Marshall. Lo primero el escenario: Villar del

Río. El pueblecito sin historia, olvidado de los hechos trascendentales, de la literatura. Pueblo, pueblo de

España, con sus corrales, su fuente en la Plaza, su campanario envejecido. Y su gente. Una gente que

repite 365 días al año el heroísmo de sobrevivir. Ya adivinamos la serie de cosas del cine que no puede

haber allí: ni recepciones lujosas, ni un Calvario muy poblado, ni grandes hazañas con espada toledana,

fortalezas asaltadas y español antiguo, ni señoritos juerguistas, ni adulterios de buen tono. Casi lo mismo

que debía ser Tejares, aldehuela de Salamanca, cuando nació Lázaro.

Sí, gente. La voz de la calle y de todos los días, con sus congojas. Ambivalencia desesperante de

sueños y menudencias. Nada de imponentes personajes, entes que difícilmente vamos a ver en nuestro

cotidiano convivir. Pobre gente: un buen cura de pueblo, un alcalde socarrón, un hidalgo amojamado, un

labrador. Personajes que han salido por vez primera en nuestro cine, como salieron por vez primera en el

Lazarillo

. Y todo se ve -en los dos lados- con un espíritu de crítica generosa, encariñada, rodeada de

súbita bondad. En cada uno de nosotros va naciendo, página a página en la novela, secuencia tras

secuencia en la película, una comprensión inaplazable. Mucho libresco, mucho literario: conformes.

Todo lo hacemos siempre entre todos. Es inútil pensar en íntegros descubrimientos totales. Lo

importante aquí es ver la peculiar manera de desplegar ese mensaje llegado hasta nosotros por múltiples

caminos aleatorios. Lo de menos son las burlas de las manías de un cura, de un hidalgo, de un

politiquillo, como lo de menos en el Lazarillo son las burlas de un ciego, de un clérigo, de un hidalgo, de

un buldero. Lo principal es la especial (y ya sale la inevitable palabreja), la especialísima ternura con

que ambos lo tratan. Cuando el hidalgo pueblerino entrega su espada a la hora de la rendición última en

el film, yo veo, inevitablemente, el momento en que su antepasado del Lazarillo se lanza a comer de

unas uñas de vaca y mendrugos pordioseados. Claudicación, incontenible ruina ya incorporada al vivir.

Desengaño en la trampa del buldero y desengaño cuando este alcalde de Villar del Río acaricia la pata

de su cama. Aún más creciente desvelo es esperar que las cosas nos caigan del cielo, siempre bobamente

mesiánicos. Lázaro se gastó la vida esperando del cielo un buen amo al que acomodar el tesoro de su

energía. También ahora hay muchos que gastan su vida -lo mejor de su vida- esperando un tractor, una

máquina de coser, una bicicleta... Gente que dejan su sombra y su huella sobre la tierra de Dios.

Reconozcamos que no era esto lo que nos venía dando nuestro cine. Bienvenido Mister Marshall, nos

quita a todos algo: nos quita una parte de nuestra indiferencia, de nuestra incapacidad de enjuiciar cine y

nos incluye en la gran ruina de Villar del Río.

Todos participamos un poco en la liquidación de cuentas, y en la mano de cada espectador surge,

irrestañable, una contribución para pagar la deuda: anillos, gemelos, el tarro de la más escondida miel,

cosas, cosas, muchas cosas, y, en todas ellas, ternura. Sí, ya sabes, es al final y está lloviendo. También

en el Lazarillo, por vez primera para la literatura española -para esta maravillosa literatura tan mal

tratada por el cine- se sintió la humedad, el desamparo, el hambre y las dolientes ganas de evitarlo.

Vuelvo a repetir, machaconamente: no entiendo de cine, lejos de mí el enjuiciar esa película de la

manera acotada por los especialistas. Pero sí quiero decirte por qué la veía yo española en su médula y

en su manera de interpretar los azares. No quiero decir, Patino, que sea esta la manera única de un cine

que hemos esperado en vano durante años, pero sí es uno de los modos de cine que pueden decirnos

algo. Ante la sorpresa inicial, -Lázaro, Bienvenido Mister Marshall- se abrían diversos caminos con

multiplicidad de metas diferentes. (No repitamos nunca al pie de la letra). En el caso de la novela,

Lázaro enseñó una actitud frente al arte, no sólo a los españoles, sino al mundo entero. En la aceña de

Tejares nació prácticamente la novela moderna. Sé que no puedo decir lo mismo con ese oscuro Villar

del Río. Pero el desvencijado automóvil que va y viene camino de la estación, el cojo que se arrastra

detrás del tumulto, el chiquillo que apunta a la maestra ciencia geográfica, ese político majadero, esas

lucecitas de la fuente, fundidas ya antes de ser instaladas, ¿acaso no podrán enseñar a todo el mundo lo

mejor de nosotros, nuestra carne más viva? ¿No nos es lícito siquiera desear que en nuestro cine nos

veamos siempre y cada vez más y mejor? El movimiento se demuestra andando -y tropezando-. Y a los

que han logrado Bienvenido Mister Marshall les aprieta el zapato, cosa que suele agravarse al andar.

Pidámosle a Dios que no le suceda un silencio largo y estéril. La película de que te estoy hablando es la

primera mirada total y generosa que nuestro cine ha lanzado alrededor, viéndose y reconociéndonos. Eso

hacía el teatro del Siglo de Oro y por eso fue clásico y nacional. Si a nuestro tiempo le espera un

clasicismo, habrá que contar con el cine. ¿Qué podremos presentar?

Es probable que alguien se escandalice de estas observaciones mías, y diga que si historias, que si por

no callar, y qué tendrá que ver el cine con la literatura, y que si patatín, patatán. Bien, es verdad. He

comenzado por afirmar, y lo he repetido demasiadas veces, que no entiendo gran cosa de esto que estoy

escribiendo. Y escribo por la insistencia tuya para que hable en tu revista. No hay que preocuparse

mucho de esto: en último término, hoy todo el mundo escribe precisamente de lo que menos entiende.

Yo, me curo en salud, tengo derecho a salvar mi ingenuidad, la cabal inocencia del hombre que paga su

entrada y no está satisfecho del cine de su país. Como a mediados del siglo XVI el aficionado a la

novela no estaba satisfecho con lo que los novelistas le daban. Apareció el Lazarillo. Y la capacidad de

vacío del hombre de su tiempo se llenó con su lectura. Es esa hora que no figura en los Manuales de

Historia, la hora donde no hay batallas ni amores espeluznantes, ni quizá nada. Las horas que hoy

entregamos vanamente al cine, el arte -el arte, sí-, que colma nuestras horas huecas de hoy, las de la

fatiga, las de la soledad o las de la diversión. Yo quería decirte hoy, tan sólo, que Bienvenido Misterme llenó esa hora cumplidamente, y tenemos el deber de proclamarlo. Y a decir al amigo y al

Marshall

enemigo por qué. La voz y los silencios de Bienvenido Mister Marshall serían españoles aunque esa lista

previa de nombres -ya sabes, eso que casi nadie lee-, tuviese una fonética disparatada.

(Alonso ZAMORA VICENTE, Cine Club del SEU de Salamanca, Salamanca, 1955-1963, pp. 26-30)

6. Nombrar algunas películas sobre temas afines

Adaptaciones de los clásicos españoles

Del Renacimiento se contabilizan un total de once adaptaciones, de las cuales cuatro guardan una

mayor relación con la biografía de los autores (San Juan de la Cruz, Santa Teresa de Jesús y Alvar Núlez

Cabeza de Vaca) que con sus obras, aunque se recojan elementos extraídos de éstas. De las otras siete, si

dejamos de lado el caso de La lozana andaluza (dos adaptaciones), sólo restan en realidad cinco

adaptaciones, pero de dos obras únicamente: El Lazarillo de Tormes -con cuatro transposiciones a la

pantalla, si incluimos entre éstas la coproducción con Italia titulada Los alegres pícaros / I Picari

(1988), de Mario Monicelli, que recoge pasajes de esta novela y del Guzmán de Alfarache de Mateo

Alemán- y La Araucana, de Alonso de Ercilla con el siguiente reparto: Gassman, Giancarlo Giannini,

Nino Manfredi y Enrico Montesano.

La primera adaptación data de 1925, obra de Florián Rey (El Lazarillo de Tormes) que,

interpretada entre otros por Alfredo Hurtado "Pitusín", Manuel Montenegro, Carmen Viance y José

Nieto, traslada la acción de la película al presente de rodaje de ésta. Parece que su éxito se debió al tono

humorístico y sentimental a la vez. No se conserva ninguna copia.

En 1959, César Fernández Ardavín realiza una segunda transposición de la novela, que trastoca

radicalmente el sentido original del texto. El irónico proceso de ascenso a la honra, el proceso de

apre